13 de diciembre de 2010

El destino

El destino. Ese desconocido presente siempre en nuestras vidas. Presente, digo, por sus innumerables alusiones.
Ese extraño en el que tantas veces pensamos, ese extraño que nos hace plantearnos tantas cosas. A veces de un modo que nos llevaría a la locura.
¿Qué es el destino? ¿Realmente existe? ¿Lo escribimos nosotros? ¿O sin embargo es algo que ya está escrito desde el principio de los tiempos? Muchas preguntas para quizá muy pocas respuestas.

Puede parecer un poco contradictorio el hecho de que seamos nosotros lo que escribimos nuestra propia historia, luchando de alguna forma en contra del destino, si es que existe. Creo que sí que existe, aunque también creo que somos perfectamente capaces de moldear un poco ese destino que ya está escrito, si no, ¿¿Por qué a veces las circunstancias de la vida se empeñan en negarnos algo que ansiamos tanto?? Seguramente porque eso que queremos a lo mejor no es para nosotros. Quizá el destino nos depare otra cosa, algo en concreto, y de nosotros depende el modo en que llegamos a esa meta, somos nosotros los que decidimos cómo, los que con nuestros actos y pensamientos vamos dando forma a la historia, a nuestra vida. 

1 comentario:

  1. Como decían los antiguos sajones: «El destino lo es todo»... o según los vikingos «Las tres hilanderas: Verdandi, Urd y Skuld quienes tejen sin cesar el destino de los hombres»

    ResponderEliminar